Recuerdas, me lo prometiste

No tener tiempo para dibujar y escribir me pone realmente triste. Es como si algo dentro de mi me susurrara : “Recuerdas, me lo prometiste!!”
Desconozco quien me habla desde dentro de mi piel. Pero siento que se lo debo, que he de hacerlo para divertirle y satisfacerle. Pero es realmente travieso, hace que me ponga a pensar en otras cosas cuando estoy ocupada. Y eso puede ser peligroso. Creo que el momento en el que ese ser tiene más poder sobre mi, y entiendo todo lo que me dice es en sueños.

“Recuerdas, me lo prometiste” ponía esta mañana en el espejo del cuarto de baño con el vapor de la ducha. También lo ponía en la sopa de letras de anoche. Se fueron formando las palabras hasta que me las acabé comiendo. Y fue también el resultado del crucigrama del autobús. Y sé que aunque grita nadie puede oírle ni verle. Que solo me habla a mi. Sé que donde está a veces hace frío, por eso ríe libremente cuando duermo en mi cama.

Pocas veces permanece callado. Cuando lloro, cuando miro las estrellas, cuando permanezco seria en silencio. Es como un ángel de azúcar que dice  “arranca los pétalos de las flores y te diré toda la verdad”

Yo sé que es quien dibuja mis lágrimas  hacia afuera.
Y quien me hace cosquillas en el paladar hasta que me levanto de la silla.
El que me castiga con dolores de cabeza, el que me ruboriza con su pincel desde dentro.

Algún dia te buscaré y te haré un retrato, aunque para eso deba abrirme en canal y sacar todo lo que haya dentro, también lo prometo, recuerdalo.