Todo apunta al Paraíso

Si algún día te pones a contar, descubrirás pájaros que lloran, bufandas tristes deshilachadas y un cajón lleno de cuchillos sin afilar. Pero no te preocupes, porque el mundo está hecho de abrigos que nunca  dan calor, sales insolubles y manchas que nunca dejarán de existir.

Y todo apunta al Paraíso.

Alcantarillas destapadas, bastones sin dueño, malas suertes perdidas  y encontradas.

Oro despreciado, películas sin final, adhesivos que no pegan, imperdibles perdidos, energía consumida, zapatos sin su par.

Bienvenido al Paraíso.